30 de noviembre de 2008

Urbanicomio (con audio)

Me suena el celular. Meto la mano en el bolsillo. No tengo celular, saco una pastilla de fruta, porque las de menta pican, como los mosquitos salvo que tengas off. Si el grabador está en off no podés escuchar música. Dicen que la música calma a las fieras, pero nunca ví a un león con un grabador en el zoológico, en dónde están todos los bichos amontonados. La gente se amontona en las oficinas, todo el día sentados tratando de ganar algo de plata. Porque "el dinero no es todo pero como ayuda". Ayuda a comprar un autazo, para andar por la calle insultando como loco, pero no vas al manicomio, donde están los locos pero nadie sabe por qué. El saber no ocupa lugar, al contrario de la comida. La comida de las hormigas son las plantas, se las comen y las llevan a la tierra, me pregunto ¿por qué las plantas no nacen de nuevo? La calle está llena de autos nuevos y de colectivos que echan humo. Como el humo de los oficinistas que salen a fumar cansados de estar tantas horas cuadrándose el culo en una silla con ruedas, me pregunto ¿la silla con ruedas es el auto de los pobres? Pobre le dicen a un tipo cuando no tiene para comer, o cuando anda en la mala. Las malas son cuando no tenés laburo ni plata ni minas. Las minas son jodidas. Jodido es andar por la calle que está llena de gente con cara de culo y traje de Armani. De traje te visten cuando vas al cajón, me pregunto ¿para qué estar tan elegante si a esa altura no te podés levantar ninguna mina?




Diego M

8 comentarios:

Diego M dijo...

Este fue mi "primer texto" en cuanto a que fue el primero más elaborado y que me gustó (y les gustó a los demás también)
Fue leído en la "Primera Degustación Literaria Cruzagramas" el 21/12/2005, en el bar "El Taller", en Palermo.
Decidí rescatar el audio que me había regalado Zaiper y republicar el texto, para que la gente que recién se está asomando por acá, vaya sabiendo, mas o menos, como fue que empezó todo

Saludos!! gracias por pasar, leer y dejar comentarios :-)

Matías dijo...

Diego, ya te había dejado un comentario en la entrada original de Urbanicomio.

Hoy lo ví de nuevo en mi Reader de Google y, después de releerlo, acá estoy otra vez, jeje. La verdad es que está buenísimo!

Muy bueno también poder escucharlo.

Saludos!!

Uno más en el mundo dijo...

no le quites las piedras al río
no le saques el alma a tu sombra
no le arranques la savia a ese árbol
no le arrugues la piel a la fruta
no le tapes el sol a la tierra
no castigues de nubes los parques
no almidones de acero lo verde
no permitas al fuego que avance
no te amargues en lágrimas fatuas
no cercenes las almas que vuelan
no maltrates la lluvia que cae
no desistas de abrirte de gozo

Geraldine dijo...

muy buena la forma en que encadenaste hechos en el relato, espectacular!!

Ivanov dijo...

el el campo todo es mas sencillo.. será no??

Diego M dijo...

Matías: me acuerdo de tu comentario! gracias por pasar de nuevo, y me alegre que te guste el audio :-)

Uno más en el mundo: muy lindo poema!!

Geraldine: gracias por tus palabras, salió así, asociado libremente

Ivanov: aparentemente sí, aunque habría que preguntarle a algun gaucho :-P
Bienvenido!!

Gracias a todos por comentar!

josé dijo...

Es la primera vez que lo leo Diego y comparto el gusto de tus amigos, en fotos veo bastante seguido tu máscara, ahora me dispongo a descubrir tu voz. Saludos a tutti!

Diego M dijo...

José: me vas conociendo por partes! ya llegará el día del abrazo entonces. Saludos!