28 de mayo de 2008

Dificultades para cubrir algunos puestos

Subió y apretó el botón de “subsuelo”. Sintió un leve malestar: no podía habituarse al ascensor en un sólo día de trabajo. El cóctel de salida de domingo y oficina al día siguiente no era muy aconsejable como para repetir. El leve zumbido del ascensor lo tranquilizó y lo hizo parpadear más de lo normal, letargo de findelunes.
Sintió el click del mecanismo de la puerta, dió dos pasos mientras se tapaba la cara ahogando un bostezo. Y se paró. Primero se enarcaron las cejas. Después los ojos se le abrieron más grandes que nunca. De su boca quiso partir un grito, pero nada. Algo lo agarró de la muñeca derecha. La mano izquierda dejó caer los papeles y rasguñó la pared del ascensor tratando de salvarlo. Pero no.
En las charlas del día siguiente no fue “Silvio Blásquez”. Sólo fue “uno más de los pasantes que desaparecieron luego de su primer día de trabajo”. Nadie notó los arañazos en el ascensor hasta hoy. Subí y apreté el botón de “subsuelo”. Sentí un leve malestar. Archivo éstos papeles y me voy a mi casa tranquilo.

Diego M

4 comentarios:

ade dijo...

- Bueno, menos mal que ya no estoy para pasantias y que los ascensores no me agradan demasiado.

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!

(se oyó)

natibé dijo...

Literaria y genial forma de rajarse del laburo. O... cómo decirle a mamá que la realidad laboral nada tiene que ver con la facultad.

Diego M dijo...

Ade: hay que escaparle a los ascensores, siempre!

Zaiper: ¿querés que le cambie el final por el tuyo? :-P

Natibé: hay que ver hacia donde rajó el muchacho. "Hay muchos otros mundos aparte de este" (La Torre Oscura I)

Saludos a todos!