24 de agosto de 2008

De ansiedades y líneas telefónicas

Las ganas que tengas de hablarle y el tiempo que estés pendiente del teléfono son inversamente proporcionales a las posibilidades de que te llame ESA persona. Por el contrario, son directamente proporcionales las chances de que te llamen para ofrecerte un auto, o un viaje al Caribe con nada pago, o tu mamá preguntandote como estás.

Diego M

7 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

La ecuación más sabia que he leído en los últimos tiempos.

josé dijo...

El comunicador por excelencia es un bicho maléfico o un ángel tutelar según nos escupa o susurre al oído. Todos tenemos algo contra él pero en ocasiones suele estar a mano como el mejor de los amigos, o como dices, cuando la vieja llama para enterarse de tu vida. Grande Diego M!

Diego M dijo...

Zaiper: ¿será para tanto?

José: sip, como todo, tiene su lado bueno y su lado malo (pero ahora le estoy viendo el malo nomás)!! Gracias por el coment!
:-)

Cookie dijo...

Es una fija, cuando esperás ESE llamado te llaman todos menos ESA persona.

Diego M dijo...

cookie: Bienvenida!!! me choreaste lo que dije yo!!! jajaja

Anónimo dijo...

Duro...Pero realmente exacto!!!

Dany

Diego M dijo...

Dany: gracias por pasar!