12 de agosto de 2008

Oficinesco

Me cargué el café de bostezos y encaré para la oficina. Llevo bien ensayada mi “cara de preocupación” para que cuando pase mi jefe piense que estoy analizando el futuro de algún proveedor o sacando los índices de los últimos meses. Pero mi índice de los últimos meses viene complicado: muchas visitas al médico regadas con pastillitas de colores, pastillitas que me dan sueño y me hacen andar con la almohada pegada todo el día. Almohada que casi me hizo tirar el monitor cuando giré para hablar con Juancito. Pobre Juancito, gana menos que yo y trabaja más, por eso lo noto cada vez más odioso y por eso tal vez esté practicando tiro al blanco con una foto mía. Foto que no sé de dónde sacó, quizás del cajón de mi escritorio. Escritorio sobre el cuál estoy durmiendo ahora, después de tomar la pastillita amarilla con el café medio tibio y con la almohada pegada.

Diego M