8 de abril de 2008

A los golpes


El regulador de mi estado de ánimo no está funcionando como debería. Es que a veces quisiera poder armar una salida con amigos un sábado, y se que lo disfrutaría, pero finalmente prefiero la soledad de mi sillón y alguna película tediosa.
A veces también quisiera no contestarle mal a un compañero de trabajo por algun comentario inocente que me hizo. Tampoco quisiera ponerle mala cara a las preguntas de mi mamá "¿estás bien? ¿fue muy duro? ¿por qué no venís a comer a casa mañana?"
A veces me doy un golpe en el costado izquierdo de la cabeza y el regulador funciona bien por un rato. Debería aprovechar ese momento para llamarte y explicarte todo. Pero no lo hago. Entonces, el maldito se descompone de vuelta, y suena el teléfono y sos vos y estoy frío y no te trato como te merecés.
Por eso quisiera que leas esto y lo sepas. Estoy buscando un mecánico que me repare, no es nada grave, "los reguladores de estados de ánimo vienen fallados últimamente", me dijeron.
Después del último golpe me senté a escribir esto.

Diego M

4 comentarios:

Mi nombre ya es canción dijo...

A mí tampoco me gusta la abstinencia de vos.
Ya dije que no soy ligera,es que las piedras...
Pero el jueves vas a tener buenas visitas. Sé también que me preferís completa.

Diego M dijo...

En realidad, te prefiero en cualquier formato.
Y no te preocupes, ya te voy a ayudar con las piedras después de que saque alguna de mis zapatillas.
Besotes!!

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Esto es un poema de amor!

y la respuesta de Jime
y la rerespuesta de Diego

un collage literario de amor

josé dijo...

Siempre paso por aquí para encontrar aire fresco. Mi sistema no falla y esta mañana que aún no termina, tuvo el soplo que necesitaba, che Morroy.