3 de julio de 2008

Hay días crueles

A Sergio, el mejor amigo que me puede haber regalado la vida


Hay días que empiezan
con un llamado inesperado

Hay días en los que tus hombros se llenan
de lágrimas
medio ajenas
y medio tuyas

Hay días en que la vida
se ensaña
con gente buena

Hay días
en los que confirmo
mi teoría
(y la de tantos otros)
de que dios no existe

Hay días en los que te toca
ser amigo full time

Porque un abrazo vale más
que mil ausencias
Porque una palmada de aliento vale más
que un llamado
Porque hoy
me necesitás más que nunca

Duele terminar esos días
cómo duele
cuánto

Pero acá estoy
amigo
para darte mi alma
mi corazón
mi tiempo
mi todo

Diego M

5 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

ay Dieguito,

después de enterarme del por qué de este poema, me doy cuenta de que uno se hace problema por tantas boludeces.

Cómo se vuelve de una situación así?

Androtéx dijo...

no sé el porqué de éste poema
y lo bueno es que llega igual, con la frescura de lo sentido, más allá de lo sentido.
saludos

Anónimo dijo...

Hace bocha que no entraba a tu blog, no se si me gusta o no lo que escribis y no se si interpreto lo que queres decir, pero logras hacerme una transfusion de dolor.
jr.

josé dijo...

Los males, desaliento y frustraciones que recogemos de la realidad, son producto de las personas, también las buenas y el "dale que todo saldrá bien". Mi afecto, amigo Diego.

Diego M dijo...

Zaiper: creo que no hay respuesta para tu pregunta...

Androtex: Gracias!!! que bueno que pases por acá :-)

Jr: me encantó tu comentario de "transfusión de dolor", si logré eso estoy hecho!

José: su afecto llega, y mucho. Otro abrazo para allá!!