10 de octubre de 2007

Verdurazo

El reino, poco a poco, fue convirtiéndose en una gran ensalada. Las lechugas manejaban los camiones. Los tomates imponían la autoridad. Las papas eran las mejores madres. Las zanahorias eran las rebeldes, incluso algunas habían comenzado a drogarse con fertilizante. Y las arvejas rodaban libres por las calles. Cuando se cansaban, se acostaban a dormir a la sombra de algún paquete de acelga.
Desde que los hombres habían caído derrotados, él esperaba pacientemente su oportunidad. Se había mantenido arriba en las encuestas. Y había hecho campaña intentando quedar bien con cada una de las verduras. Por fin, el día había llegado. La asamblea del Reino Verdulero lo declaró como nuevo monarca. Desde su balcón y rodeado por sus más cercanos colaboradores, el Rey Aceite prometió hacer de esa, la tierra más deliciosa.

Diego M

8 comentarios:

josé dijo...

divertido, pero muestra lo escabrozo de nuestras relaciones , que los intereses pueden más que las necesidades. ¿Aprenderemos alguna vez a ser drásticos con quienes nos meten el dedo en el tuge con tanta impunidad?

Calle Melancolía dijo...

jajaja buenísimo y aterrador.... Un mundo dominado por las verduras!!!! Nooooooo, dónde quedarán los asados del domingo, las pizzas del sábado a la noche... en fin...
Saludos!

Sandra DOvidio dijo...

Diego, me encantó!!!
Me recordó a Wallace y Grommit, la guerra de los vegetales. La vimos con Dami en el cine.
Parece mentira que las verduras sean más importantes que otros aspectos de nuestras vidas. O será que al fin de cuentas todo es verdurita?
Besitos Sandra

Súper Crispín dijo...

¡Qué zapallito que sos!

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

leyendo entre líneas, noto cierto tinte de crítica político-social

Te habrás dado cuenta vos?

Lucas dijo...

www.terceraroca.blogspot.com

Anónimo dijo...

Amigo Diego, cada día mejor lo suyo. Cuánto de Cortazar se respira junto a Zaiper. Gracias a Dios. jaja
Luigy

Cai... dijo...

verduras!
q terror les tenía de chico
y q caras q están ahora!
excelente texto, la política en la ensalada.. ya nada es inocente
saludoss