7 de noviembre de 2007

Antes, durante y después

A los Cruzagramas, por ser tan buena gente

Es como una extraña arritmia. Como si el corazón no encontrara el punto justo de regulación. A la tarde estás tranquilo: las pulsaciones justas de una vida exacta. Pero ahí, a dos cuadras del bar, el cerebro pide la palabra y te llena de imágenes: problemas que se presentarán, cosas que pueden o van a salir mal. El corazón se desregula en un desbocar de sangre. Y temblás. Porque la gente, la exposición, me voy a trabar, mirá si..., no voy, si falto no se va a notar. Y en el preciso instante en que empujás la puerta del bar en el que vas a leer ante más de 200 personas, el mismo cerebro que te llevó a ese estado, se apiada.
Vos mostrás tu mejor cara de noestoyparanadanervioso y le ponés tinta a tu vida.
Llega el momento esperado y otra vez el corazón que no regula. Y los pensamientos de que "voy a abrir la boca y no va a salir nada", "en ésta palabra siempre me trabo y la lengua ahora se me va a enredar y ya estoy viendo el pasillito por el que voy a salir corriendo si me pasa algo de todo lo que estoy imaginando".
Pero abrís la boca y decís "hoy me pasó lo peor". Que paradoja, porque hoy te está pasando lo mejor. Los aplausos te lo hacen saber.
Gracias a todos!!

Diego M

4 comentarios:

ferc dijo...

Sr. Escritor, gracias a vos. Sos inspiración, ganas de ser mejor. Te respeto.
Está bueno mirar para arriba para verte hablar.

josé dijo...

veo, amigo, que te ha ido bien en tu exposición abierta, me alegro de ello y que haya sido lo que vos esperabas/ no se como es una ocasión de esta naturalez pero, la imagino / Corazón Urbano / gracias ppor tenerme en tu lista, donde hay realmente escritores que me sorprenden.

Coni Salgado dijo...

Sos un grande Diego!!!

parte fundamental de todos y cada uno de nosotros!!!

y sos y se nota gente buena buena, excelente, igual que Jime, de esa que no se
encuentra en cualquier bar, de cualquier esquina, de cualquier taller, de cualquier sueño de tinta.


Y a veces, me dan vueltas en la cabeza dos grandes frases, que repito, el gloriso Martes menta y No quiero que el olvido nos oxide!!!

Gracias por compartir y por ser parte!!!

Besos a vos y a Jime

Coni

Laris dijo...

Dieguin! No se me cruzaria jamás por la cabeza la idea de que justo vos te fueras a achicar! La garganta te dio un sustito, pero le hiciste frente!
Aplausos mas que merecidos por los palabras que salieron hacia la gente.
Un fuerte abrazo, cruzamigo!