6 de enero de 2008

Los chicos del final

Todo lo que dicen sobre la muerte es mentira. No hay un túnel, no hay una luz al final, no hay amigos ni parientes esperándonos. Ni siquiera sentís algo así como serenidad. La muerte es un vacío que te rodea. Son espasmos fríos que te abrazan. Y voces. Voces de niños cantando un villancico siniestro. Un coro dulce y desafinado. Pero las voces se van diluyendo. Y a la luz del quirófano volvés a respirar.

Diego M

2 comentarios:

Jims dijo...

¿tan feo che? y yo que me calmaba leyendo a Borges y a Barnes. Cómo dijo en ADNCULTURA del sábado:" mi hermano dice que a él no le importaría morir, que no le gustaría pero como no se puede hacer nada al respecto , no vale la pena ni quejarse ni temer la muerte". mmmm, interesante, no?
SALUDOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

josé dijo...

Tu teoría es como un chiste, por lo de los villancicos escalofriantes y el vacío y... / En algún momento nos tocará experimentarlo de primera mano, el tema es regresar para poder contarlo no? / Cada uno encuentra un escape emocional en ese instante, creo, para algunos debe ser desesperante, casi como buscar alimento en los basurales, o los segundos cruciales de aquellos en los aviones que vieron de frente a las torres gemelas. Muy poco deben marcharse con gusto de este mundo, aunque en él quedamos. Para decir algo, amigo Diego.